A partir de los 35 años, o quizás antes, los signos del envejecimiento facial empiezan a ser más visibles, además de las manchas, arrugas y flacidez que son los síntomas del paso del tiempo, y que más preocupan tanto a mujeres como a hombres.

Cada vez son más las personas que luchan contra los signos de la edad, no solo por vanidad sino porque en la actualidad, el verse y lucir una piel tersa y joven es importante para las relaciones personales y laborales.

Si bien es cierto, es imposible frenar el envejecimiento, ahora contamos con un sinfín de 
tratamientos faciales, que ayudan a atenuar las imperfecciones del rostro, disimular las manchas, entre otras.

Quizá en sus planes tenga como opción realizarse un tratamiento facial, pero cuales son los 
pro y los contra de algunos de estos, hablaremos en esta ocasión de la ossigenoterapia vs los tratamientos que utilizan agujas o inyecciones como el botox, ácido hialurónico, etc.

Ossigenoterapia:

  • Disminuye la aparición de pequeñas arrugas o líneas de expresión.
  • Mejora la hidratación de la piel.
  • Aporta un tono brillante y luminoso.
  • Previene la aparición de acné y equilibra la humedad cutánea.
  • Es un cóctel de vitaminas, péptidos, aminoácidos y ácido hialurónico que trabajan para estimular la actividad celular.
  • El oxígeno aumenta el potencial energético de las células y estimula su renovación.
  • Es un tratamiento no invasivo y apto para todo tipo de pieles.
  • Su serum aumenta la elasticidad y suavidad de la piel.
  • Brinda efectos antioxidantes, además de ejercer un efecto lifting-tensor.
  • Resultados inmediatos desde la primera sesión.
  • Elimina y remueve las impurezas y células muertas.
  • Ayuda a eliminar los puntos negros.
  • Estimula la absorción de productos cosméticos.
  • Tratamiento apto para todo tipo de pieles
  • Recomendado para hombres y mujeres de cualquier edad.
  • Sin agujas, sin dolor y sin hematomas.

Tratamientos a base de inyecciones y agujas:

  • Mesoterapia: Una punción origina una regeneración de inmediato de la piel, sin embargo las vitaminas o los oligoelementos no tienen ninguna acción específica en la epidermis, es por tanto un gasto innecesario.
  • Inyecciones de ácido hialurónico: Forma parte de nuestro cuerpo, en la dermis con su gran capacidad de captación de agua mantiene a ésta sujeta como la estaría en una esponja llena de agua. Más, el ácido hialurónico no es siempre el mismo, no está estable, el cuerpo humano está en constante renovación. Inyectado para la hidratación de la dermis es de corta duración.
  • Inyecciones de ácido hialurónico para rellenos: Su formulación es más resistente a la acción de la hialuronidasa, que destruye el ácido hialurónico del cuerpo. Pueden generarse pequeños nódulos en la cara debido a agentes reticulantes.
  • Hilos tensores: Se realiza mediante la introducción de una larga y afilada aguja que produce en la epidermis una pequeña herida interna, el hilo es dejado dentro de la herida, por lo que debe esforzarse más para conseguir realizar la cicatrización. Cuando más complejo es el hilo más difícil es el proceso de cicatrización.
  • Radiesse: Este producto es un material de relleno para aumentar espacios grandes, como pómulos, sin embargo, durante ensayos clínicos se observó que en la zona inyectada existía un aumento del colágeno. El médico debe ser un experto en la técnica ya que es un producto que se debe inyectar de forma profunda y media en determinadas zonas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *